Nosotros

Chimkowe es tu lugar de encuentro, un recinto preparado para realizar múltiples actividades, desde recitales, conciertos, obras de teatro, exposiciones, recepciones, entre otros. El Centro Chimkowe es un lugar preparado para recibir tu evento, tu público y tu sueño. Con 6500 m2 construidos y una capacidad de más de 4500 personas, Chimkowe se consolida como uno de los centros más versátiles, amplios y modernos de Santiago.

Nuestra Historia

En el año 2007, el alcalde de Peñalolén Claudio Orrego Larraín se propuso crear un centro de eventos culturales y deportivos para su comuna. Este es el inicio de este gran proyecto, “Chimkowe”, un lugar donde los sueños se hacen realidad.

Mediante concurso público comenzó a gestarse y materializarse la construcción del centro de eventos. Se adjudicó esta gran obra a Gubbins Arquitectos y Nicolas Loi Arquitectos Asociados, dando inicio a la construcción de este proyecto el año 2007.

Su construcción es de hormigon, vidrio y metales, combinando una arquitectura moderna e imponente en el centro cívico de la comuna. Con un total de 6450m2, Chimkowe cuenta con múltiples espacios y salones, considerandose como un centro multistage, donde es posible realizar desde recitales y conciertos masivos hasta charlas, conferencias y talleres.

Chimkowe fué terminado el 24 de septiembre de 2008, dando paso a su inauguración oficial el día 26 de septiembre del mismo año.

Inaguración

El 24 de septiembre de 2008 se realizó un mega evento para la inauguración de este gran centro de eventos, orgullo de la comuna.

Había muchas luces, graderías repletas y un público receptivo que mostraba su alegría aplaudiéndolo todo. Jóvenes graffiteros, cultores del hip-hop y raperos, integrantes de las sinfónicas juveniles locales, deportistas, pintores, practicantes de karate y de yoga, violinistas, bailarinas de danza árabe, flamenco y danza clásica, y agrupaciones de cueca con chinas y huasos desfilaron al vibrante ritmo que iba marcando Juanita Parra, la baterista de Los Jaivas. Más tarde el recital del conjunto citado, llevó el espectáculo a su punto culminante, y en su despedida los Jaivas llamaron al grupo de música andina Amaru, de Peñalolén, a tocar con ellos.

Coreando los clásicos de Los Jaivas (“Mira Niñita”, “Todos Juntos”, “Sube a nacer conmigo hermano”), canciones deVioleta Parra (“Arauco tiene una pena”, “Violeta Ausente”), los peñalolinos pasamos de verdad una noche muy especial. Me incluyo. Porque vivo en Peñalolén, a mucha honra. Y participo en un taller de yoga de la Casa de Cultura. Fue hermoso caminar de vuelta a casa cerca de la medianoche e intercambiar amistosos saludos con vecinos de mi barrio que nunca antes conocí. Buen signo de encuentro para este nuevo “lugar de encuentro”, el Chimkowe. Dicen que el término es del mapudungun, pero no, alega Juan (mi pareja, mapuche) porque no le es familiar. Pero luego concede: a lo mejor es una expresión que usan algunos mapuches, tenemos que investigar de dónde salió. Peñalolénes una de las comunas de la capital con más población de origen mapuche, y con ellos y sus organizaciones estuvimos celebrando en junio el WeTripantu, el año nuevo mapuche. Quizás la expresión Chimkowe es el resultado de una “fusión” lingüística, de los mapuche urbanos. Pero lo que importa es que sí es cierto que el Chimkowe es un lugar de encuentro.

Que siga siendo un lugar de encuentro, que la comunidad y sus organizaciones se apropien efectivamente de este nuevo espacio cultural y deportivo, dependerá fundamentalmente de nosotros, los que vivimos, amamos, luchamos y soñamos en Peñalolén.